21 abr. 2015

Teoría "ingenuista"

Escucho bastante seguido a poetas hablar de la poesía. Y escucho bastante una teoría de la  poesía, formulada por poetas, que me llama particularmente la atención.
Sucede que estos poetas divulgan la idea de que la poesía es pura intuición y nada de forma. Incluso, postulan que la poesía intuitiva es la verdadera poesía porque se opone a la forma y a la experiencia de la forma. Y entonces plantean que aquella producción discursiva que alcance el único requisito de ser intuitiva (lo que se opone, supongo, a racional) es poesía.
Bueno, no es poca la sorpresa.
Resulta que esta teoría intuitiva de la poesía es por lo menos ingenua. Resulta que desconoce que toda forma discursiva es eso, una forma (lo cual no quiere decir que sea un molde, un cartón muerto e inmutable). Resulta que desconoce que todo poema es material lingüístico, y que ene ese sentido se constituye como lenguaje, la forma por excelencia. Resulta que en un frenesí humanista neutraliza la historicidad de toda forma discursiva, en especial del poema. Resulta que invisibiliza los avances en teoría poética y del lenguaje de los últimos, digamos, 40 años. Resulta que desea hacer "alcanzable para todos" la poesía, cuando lo que hace accesible es la ausencia de poesía. Resulta, por último, que desconocen que la intuición no es una esencia ahistórica sino una construcción situada.
En definitiva, tanta ingenuidad restituye una visión superada de la poesía. En definitiva, esta teoría "ingenuista" de la poesía se constituye como un programa conservador de la poesía. Porque no estimula a la lectura ni a la rebelión sino al escapismo poético. No estimula la creación sino la reproducción. No estimula la critica histórica sino la evasión. No estimula la escritura poética sino la figuración.
Suponer que la libertad poética viene por negar la forma es ingenuamente peligroso.
Publicar un comentario