2 jul. 2016

##2

la corrosión  de los tejidos
y la sangre te vuelven sombra
huérfana sombra en la noche
sin saber qué madre
te alimentó en su vientre
qué madre
tejió con sus líquidos
esta pregunta que ahora
te mastica desde el tuétano
a punto tal que huérfana
como te nacieron sombra
lloras un clamor
desconocido un ruego
dirigido al vacío
sombra ya sin luz que te dibuje
un contorno parecido a alguien
madre eco ya sin voz que pronuncie
tu nombre y resuene el oleaje
visceral del vientre que habitaste
un llamado hondo como la garganta
ahogada seca oscura de la noche
tu nombre en la boca del vacío
una vez siquiera para detener
el silencio la corrosión
de todo vínculo

Publicar un comentario en la entrada