25 abr. 2013

3 poemas de Juan Manuel Inchauspe*

Ausencia

A veces
en medio del inútil fragor del día
tu pequeña luz ya apagada parece encenderse
inesperadamente sobre nosotros.
Nadie habla.
Nadie dice nada.
Entre el fragor y tu ausencia se alza
la única luz que nos alumbró

........................................................................

1

Me voy temprano y regreso muy tarde
cuando la noche ha hecho ya
gran parte de su trabajo
y no queda tiempo para detenerse a mirar.
Así paso los días. Como si lo mejor de mí
estuviera paralizado y muerto
o mejor como si no hubiera existido nunca.
Nada más que este rostro hipnotizado.
Como un pájaro nocturno
alguna palabra escala mi sangre.

Entiendo que debo quemar mis manos una vez más.
Abro el cuaderno y escribo rápidamente.
.............................................................................

Todo arde

Pero no. Las cortinas están quietas,
Ningún estremecimiento las recorre.
En la casa no hay ruidos.
En realidad, ella no está en ninguna parte.
Lo que desde la ventana
Están solo el mismo paisaje de siempre.
Y no hay nada de música
En esto.
En esta expectación, en este silencio vertical
No hay ni una sola gota de piedad.
Nadie se ha sentado al lado mío esta noche.
Ni la más miserable palabra.


*Nació en Santa Fé 1940 y falleció en 1991, Publicó los libros “Poemas” y “Trabajo Nocturno” (UNL, 1985)

16 abr. 2013

3 poemas de Alejandro Shmidt*

Paloma tuya

entonces
cuando me dolía tanto la cabeza
traías la paloma
y la apoyabas en mi frente

bebía la fiebre
como quien se sorprende

cuando sus ojos
enrojecían
la soltabas en el patio

al cielo se iba
toda de fuego
mirando este mundo rojo
donde me levanto y camino
altivo.

Un sol

esta noche no llevará la casa
estaré dormido
y estaré despierto

unido, sin mi,
a un rebaño de espejos
al agua de la virgen

insistirá la noche
hasta romper su jarra
en la última estrella

estaré vivo y muerto
en tus brazos
en la broma del cometa
amor, mi único amor

y nadie se llevará esta casa.

Antes que la luz llegue a este mundo

Antes que la luz llegue a este mundo
tus manos pueden aferrar
los anillos del ángel

antes que ilumine 
los rojos caminos del campo
y
sacuda
la nieve negra del corazón

antes que todo lo nombre
y tu silencio
sea
una culpa 
un desacierto

antes que la luz llegue a este mundo

pueden

las manos

guardarse

tocar un pecho amado

sonreir.
 *Alejandro Schmidt nació en 1955 en Villa María, Provincia de Córdoba, Argentina.

13 abr. 2013

3 poemas de Hernán La Greca*



LA MUJER MARAVILLA
a Cayetana Vidal


La ropa de gustar, la vincha, el cinturón,
los brazaletes, se los calza y sale
a repartir destellos por el país que quiso
convertirla en leyenda. Encantadora es.
Inapelable.

Nada de música o estrellas, nada
de campanas. Cuando ella pasa, el mundo
es una chica americana. Su belleza
se mide en la futilidad de un gesto:
como arma letal, un avión invisible.

Sufre por ser tan fuerte y no poder
perder un brazo, el corazón
en una balacera. Sufre
porque no ama, y es ése
el aire que le falta.

Sueño con tener un recuerdo junto a ella
por ejemplo: la experiencia de los dos
en el fotomatón. Como prueba inobjetable,
una historia de amor en cuatro cuadros
para llevar en el bolsillo
del corazón de la chaqueta.

Su mayor certeza no la obtiene
de la verdad del lazo. Lo que importa
lo sabe por lo que lleva
perdido.

No cuenta lo que haga, en la lucha
o recostada en un sillón, todo el tiempo,
parece que su traje va a ceder. No es la furia
de la carne suspendida, es el corazón
que late.

Agitada, la vedette se deja ver
después de la rutina. La boca,
el cuello, el pelo suelto. Está en todo
lo que digo, está en lo que todavía
espero.



GATÚBELA


Yo me acuerdo de los hermosos días, de su andar
y de la música del látigo, cuando el látigo tenía
mala fama. Apenas se la oía, susurraba. Y yo
veía siempre en esos labios
la forma del beso.

Yo me acuerdo del estruendo de mirarla
de rodillas sobre un hombre y suspirar
un plan, solamente con los ojos. Ante mí,
una flor salvaje en un lujoso estuche
de cuero negro.

¿De dónde salía esa mujer que al calor
del mediodía, con el héroe a punto
de quedar duplicado a dos mitades
por la dentada rueda de platino,
hacía olvidar la sierra
y los villanos?

Aunque no he vuelto a verla más
que en algún documental sobre su ex
compañero de trabajo, una mujer hubo en mi vida
que hizo las veces de ella. Con un pie en la mesa
ratona, una S/M de entre casa con pulóver
cuello ve.

No tengo nada que decir. Nada más para dar
testimonio. He contado todo: lo que vi y lo que no
viví -la belleza, la fuerza de su abrazo. Aún hoy,
cuando todo es negro, cuando un agua
espesa baja de las flores, de noche, yo
me acuerdo.


EL HOMBRE DE LA ATLÁNTIDA


Es de día y hace mucho calor. El mundo
es un tesoro escondido tras el vidrio
nublado de la antiparra. No hay buzos,
no hay corales, no hay barcos hundidos. Apenas
una flora inapreciable sobre un fondo azul
celeste. La rejilla, una boca sepulta a tres metros
de profundidad. El tronco solo, flotante,
como un árbol caído. La única corriente
es el chorro que sale de costado. Nado.

Alguien más nada en el andarivel de al lado.
Una sirena y su bikini tras una muralla china
de plástico naranja. Así es mi amor
-pensé- así sus muslos, así
la boca.

A un costado, uno sobre otro,
los trajes de baño. El sol brilla
sobre la montaña más pequeña.

Tras el objetivo, yo; ella cruzando de lado
a lado el fotograma. Ah, qué felicidad
verla aparecer por el defectuoso
visor de la descartable. Todo lo que deseaba
en un rectángulo de cuatro por tres. Entonces
la seguía desde el borde, la miraba pasar
aumentada por el líquido.
Finalmente contenía el aire y
disparaba. El cuerpo fracturado
bajo los pliegues del agua. El corazón
alto, como un spinnaker.

Ahora el andarivel es una guirnalda
inútil. Nada que desborde, nadie
a quien separar. El sol ha comenzado
su descenso. Voy, vengo. Nado
como antes. No sé si viviré
cuando salga del agua.


* Todos los poemas pertenecientes al libro: "La fuerza". Bajo la luna.

12 abr. 2013

Born into this


Documental realizado en 2003 por John Dullaghan. Subtitulado al español.
Algunos de los poemas que leí  ayer en el encuentro "Hablemos de poesía", en el Centro Cultural junto a Ezequiel Murphy, Bárbara Himmel y Silvia López. 



6
Cuchillas
Hubieras querido parir
Y no estos ojos
Apenas buscando qué
Caras qué alimentos

Cuchillas
Y no estos ojos hambreados
Huérfanos hubieras querido
Parir.

 ................................
8
Algo busca

la huella del beso clave
la presión laxa de una caricia
la paz el sabor dulce
de los veranos el miedo
a la soledad la soledad consumada
el deseo al reparo de los ojos
el reverso de una matriz
la humedad corrosiva
del llanto el indócil caer
de una rama el sol
el tono grave la penitencia
el ronquido de las rebeliones
degollando los sueños los sueños
desangrándose de rodillas bajo la luna
un padre impartido una parturienta

algo busca el niño al rozar
su mano como ala de pájaro
sobre la cara en flor
de la vieja.

............................................
10
Tus ojos dan fruto
Aún, lo sé.

Pero mi palabra
Aunque impronunciable
Es un hacha
En manos del viento.

...............................................
13
Pasaba
Se miraba en mi
Con la misma
Imparcialidad con que
Se Mira un espejo.

Por un momento
Soy el espejo
y devuelvo una imagen
una posible.

Y unos segundos después
El hombre y la imagen
como dos en un duelo
Se alejan de espaldas

Uno al fondo del patio
Al fondo de la memoria
El otro.
 ..................................
15
El perro
Escarba la tierra
Y por fin da con el hueso.

Si el hueso fue suyo
O no nunca sabrá
Y acaso no se lo pregunta.

Más allá aún del húmedo sabor
De la greda fría y de huellas de otros dientes
Que pudieron haber sido suyos
Y entre algún signo  de descomposición
Más allá todavía el perro
Mastica un aire de la carne
Antes Adherida  al hueso.

¿estas dispuesta a masticar
Los recuerdos aún aquellos
Enterrados no se sabe por quién
Como ahora el perro
Mastica su hueso
Adivinando la sangre
Los nervios y el aliento
De un cuerpo que ya no es?




Recital de poesía.De izquierda a derecha: Pablo Soto, Ezequiel Murphy, Bárbara Himmel, y Silvia Lopez.Linda velada.Gracias María Laura Morón por la convocatoria! 
(Foto extraída del Face de Bárbara Himmel)

En Comodoro, taller de Escritura